El plasma sanguíneo es la porción líquida de la sangre en la que están inmersos los elementos formes, también llamados elementos figurados.
(se denomina elementos figurados al segundo componente celular de la sangre: los glóbulos rojos o eritrocitos, los glóbulos blancos o leucocitos, y las plaquetas.)

El plasma es el mayor componente de la sangre, siendo un 55% del volumen total de la sangre. El plasma contriene muchas proteínas vitales incluyendo fibrina, glóbulos y albúmina. Es posible que el plasma sanguíneo posea impuridades virales las cuales tienen que ser removidas a través de un proceso viral.

Es salado y de color amarillento. Además de transportar las células de la sangre, lleva los alimentos y las sustancias de desecho recogidas de las células. El plasma origina el suero sanguíneo cuando se coagula la sangre.

El plasma sanguíneo es esencialmente una solución acuosa conteniendo 96% agua, 4% proteínas y algunas trazas de otros materiales. El plasma es una mezcla de proteínas, aminoácidos, glúcidos, lípidos, sales, hormonas, enzimas, anticuerpos, urea, gases en disolución y sustancias inorgánicas como sodio, potasio, cloruro de calcio, carbonato y bicarbonato. El agua constituye el 91% y las proteínas el 8%. Estas proteínas son: fibrógeno (para la coagulación), globulinas (regulan el contenido del agua en la célula, forman anticuerpos contra enfermedades infecciosas), albúminas (ejercen presión osmótica para distribuir el agua entre el plasma y los líquidos del cuerpo)y lipoproteínas (amortiguan los cambios de pH de la sangre y de las células y hacen que la sangre sea más viscosa que el agua). Otras proteínas plasmáticas importantes actúan como transportadores hasta los tejidos de nutrientes esenciales como el cobre, el hierro, otros metales y diversas hormonas. Los componentes del plasma se forman en el hígado (albúmina y fibrógeno), las glándulas endocrinas (hormonas), y otros en el intestino.